EL MINISTERIO DE PRODUCCIÓN RECUERDA QUE LA RABIA PARESIANTE ES UN FLAGELO LATENTE QUE AFECTA A LA GANADERÍA PROVINCIAL

Si bien no son frecuentes casos declarados, se pide tener el estado de alerta sanitario y efectuar la vacunación de bovinos y animales de compañía como los perros y los gatos.

El Ministerio de Producción, a través de la Subsecretaría de Ganadería, recuerda a los productores ganaderos y público en general que la Rabia Paresiante es una enfermedad que se transmite de los animales al hombre, que se encuentra presente en la provincia por ser una zona endémica para esta zoonosis. Los casos de rabia declarados y confirmados a través del diagnóstico de laboratorio no son tan frecuentes al día de hoy, siendo en su mayoría de aparición esporádica.
 
Esta situación confirma lo aconsejado desde hace varios años por técnicos del Ministerio de Producción del Chaco en mantener el estado de alerta sanitario por las pérdidas económicas que la enfermedad causa, debido a la muerte de los animales afectados (bovinos, equinos, porcinos y caprinos) y por los riesgos que implica para la Salud Pública, sobre todo al personal de campo, matarifes o carniceros, que al estar manipulando animales en períodos de incubación con síntomas manifiestos o sus cadáveres, están propensos a contraer accidentalmente la enfermedad.
 
La enfermedad es propia de América, pero se debe tener presente que la Rabia Paresiante al ser transmitida por un murciélago hematófago denominado Vampiro (Desmodus rotundus), se encuentra presente en toda la zona que ecológicamente resultan favorables para el desarrollo del vector. Así se lo puede encontrar potencialmente coincidiendo con el área de dispersión del vector desde México en América del Norte, hasta la zona norte de Santa Fe y Corrientes en América del Sur. 
 
Dependiendo de la cantidad de colonias, su densidad y de la presencia del virus rábico en las mismas, una colonia de vampiros se hace muy numerosa sobrepasando su nivel natural de equilibrio (umbral), sufriendo lógicamente mayores niveles de stress y quedando expuesta a adquirir enfermedades, entre ellas la Rabia, la cual una vez ingresada en la colonia y teniendo en cuenta el hábito alimentario del vampiro (sangre de animales), transmite la misma a los animales de los que se alimenta, iniciando el ciclo de una potencial epidemia (foco).
 
Teniendo en cuenta lo expuesto, para el desarrollo de cualquier programa sanitario, lo primero que se debe mejorar es el conocimiento de los actores, en este caso los productores, a través de la difusión adecuada para luego aplicar más fácilmente las prácticas de control, como la vacunación de los animales susceptibles, que son la fuente de alimentación del vampiro.
Por lo tanto, se recomienda efectuar la vacunación de toda la hacienda, con una aplicación anual a los bovinos adultos, terneros u otros animales jóvenes a los 15-20 días de nacidos y otra aplicación de refuerzo a los dos o tres meses posteriores. También deben vacunarse los animales de compañía como los perros y los gatos.
 
En cuanto al personal de campo que ya conoce las principales manifestaciones de la enfermedad (decaimiento, fiebre, marcha dificultosa, excitabilidad, babeo, caídas y postración definitiva con pataleo continuo de sus cuatro miembros y torceduras de la cabeza hacia atrás o a un costado y muerte segura entre los 8-10 días), se recomienda no efectuar maniobras que impliquen tener contacto con la saliva, lagrimas, materiales de tejido nervioso (cerebro o médula espinal), ya que a través de heridas producidas en la piel, algunas veces imperceptibles o por la mucosa conjuntival (ojo), puede ingresar el virus al organismo y desatar la enfermedad. Se debe concurrir con premura a la consulta médica ante cualquier duda o accidente.
 
También se recuerda que los animales silvestres como los zorros, coatíes, monos y murciélagos que manifiesten comportamientos anormales, como deambular sin rumbo en horarios no habituales, que se acerquen o tengan agresividad con quienes encuentren a su paso, pueden estar afectados de Rabia y quienes tuvieran algún contacto con ellos deben recurrir también inmediatamente a los Centros de Salud u Hospitales más próximos para que un profesional médico le indique las medidas sanitarias a seguir.
 
El Ministerio de Producción hace hincapié en la vacunación sistemática y anual contra la Rabia Paresiante de todos los animales (vacunos, ovinos, caprinos, porcinos y perros), especialmente en los Departamentos San Fernando, Libertad, 1° de Mayo, Bermejo, Libertador General San Martín, General Donovan, Sargento Cabral, Presidencia de la Plaza, 25 de Mayo, Tapenagá, Quitilipi, Comandante Fernández, Independencia, Maipú y General Güemes, debido a la aparición de vampiros y casos recursivos de Rabia Paresiante en este último decenio.
 
El hábitat de los vampiros se caracteriza por la acumulación en sus partes bajas de la materia fecal de consistencia y color semejante al alquitrán y de fuerte olor nauseabundo, que la diferencia de la materia fecal de los otros murciélagos.
 
Pérdidas en la ganadería
Las pérdidas en la Ganadería se ubican actualmente entre el 0,1 y el 0,5 por ciento, muy por debajo del 2 por ciento de mortalidad del total del stock producida en los años de mayores pérdidas. 
Esta realidad obedece a la actitud asumida por la mayoría de los productores ganaderos de las zonas endémicas de vacunar su hacienda y a la disminución de la densidad de las poblaciones de vampiros, lo cual influye también en la tasa de ataques.
 
Riesgo en la salud humana
Teniendo en cuenta que la Rabia Paresiante es una enfermedad producida por un virus neurotrópico que puede afectar prácticamente a todos los seres de sangre caliente, se debe tener especial cuidado con aquellos animales que pueden estar expuestos a contraerla, por ejemplo cualquier tipo de murciélagos, animales silvestres y animales domésticos.
En este sentido, los Ministerios de Producción y de Salud Pública del Chaco permanentemente recomiendan a la población en general no tocar ningún tipo de murciélagos y animales silvestres que se encuentren con actitudes sospechosas y avanzar en la vacunación sistemática anual de todos los animales domésticos o silvestres que se tenga como mascotas o en cautiverio. 
A los productores en particular, se les recomienda la vacunación de todos los animales susceptibles en sus establecimientos, especialmente en los Departamentos de mayor riesgo que se han mencionado anteriormente.
Las campañas de difusión y educación realizadas en años anteriores tuvieron su efecto y esto se observa en el buen accionar de los pobladores rurales y urbanos que concurren al asesoramiento técnico, consultas médicas y previsiones generales en el manejo de los animales domésticos y accidentes imprevistos con componentes de la fauna silvestre.
Su hallazgo puede comunicarse a los delegados del Ministerio de Producción, SENASA, Comisiones o Entes de Sanidad Animal, puestos sanitarios, autoridades policiales, veterinarios particulares, Centro Antirrábico Resistencia (0362-4452854) o a la Dirección de Ganadería, ubicada en Casa de Gobierno, Marcelo T. de Alvear 145, 7º piso, en la ciudad de Resistencia, de lunes a viernes de 6.30 a 13, teléfono 0362-4448074.

Subsecretaría de Comunicación y Medios
Secretaría General de Gobierno y Coordinación

+54.3624448012

s...@chaco.gob.ar

© 2017 - CHACO Gobierno del pueblo

Desarrollado por:
Conektic

CHACO Gobierno del pueblo