NOTICIAS

PISEAR: MÁS DE 100 FAMILIAS RURALES DEL DEPARTAMENTO GÜEMES FORTALECIERON SUS EMPRENDIMIENTOS

Las y los productores agrupados recibieron financiamiento por 3,2 millones de pesos, que utilizaron para mejoras intraprediales de uso colectivo, asistencia técnica y otros bienes colectivos.

Un total de 108 familias rurales chaqueñas ubicadas en el Departamento Güemes accedieron a financiamiento que les permitió revalorizar y fortalecer sus emprendimientos productivos vinculados a la agricultura y la ganadería.

Se trata de iniciativas que habían obtenido aprobación del Proyecto de Inclusión Socio-Económica en Áreas Rurales (Pisear) que impulsa el gobierno nacional y que  que a nivel es coordinado por el Ministerio de Producción, Industria y Empleo.

Las familias pertenecen al Consorcio Rural 89, del paraje Monte Caseros, ubicado a unos 70 kilómetros de Juan José Castelli y a 18 de Miraflores, en el Departamento Güemes, en la zona Norte de la provincia.

Las y los productores agrupados recibieron financiamiento por 3,2 millones de pesos, fondos que utilizaron para mejoras intraprediales de uso colectivo, asistencia técnica y otros bienes de uso colectivo.

También decidieron refaccionar la sede del consorcio; construir unas 50 represas; avanzar con el desbarre y romeo de presas antiguas; y asistir con tierra a productores ladrilleros de la zona.

Con parte del financiamiento al que accedieron, también definieron la adquisición de tractor OKM y sus respectivos implementos, maquinaria que les permitió avanzar con las obras y trabajos intraprediales y que se sumaron al patrimonio de la entidad colectiva.

El Ministerio de Producción, Industria y Empleo, en tanto, contribuyó con permanente asistencia técnica a los productores, capacitación en el uso de maquinaria y realiza un constante seguimiento de los proyectos aprobados para evaluar evolución y crecimiento.

En la zona del paraje Monte Caseros, los campos se caracterizan por cobertura boscosa nativa que son de tipo “monte achaparrado” con escasas especies de valor maderable y en su mayoría están regados por especies de fachinal las que, al diseminarse en áreas libres de monte, se convierten en invasoras y provocan una disminución de las superficies con potencial productivo. 

Represas para la cosecha de agua

Con las últimas lluvias, las represas que construyeron los integrantes del consorcio 89 se cargaron lo que les permitirá a las familias contar con un importante resguardo de agua.

Las principales actividades productivas del grupo tienen que ver con ganadería menor y mayor (lo que les permite la obtención de producción cárnica); cultivos de maíz y sorgo forrajero.

Las represas tienen una capacidad promedio de 540 metros cúbicos, alrededor de 27 mil metros cúbicos. Es clave a la hora de contar con agua para consumo animal, en un contexto de sequía. 

Los trabajos de desbarro también aportan mejores condiciones para la cría de ganado mayor y menor; en tanto que a partir de las tareas realizadas con la maquinaria adquirida permitieron sumar 840 palas de tierra para la elaboración de ladrillos. 

El laboreo de suelo realizado en todo el lugar posibilitó la ampliación de la superficie destinada a siembra de maíz y sorgo.

Herramienta para el arraigo rural

Producción es el órgano de aplicación en la provincia de Pisear, un programa nacional que cuenta con financiamiento completo por parte del Banco Mundial (a través del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento -Birf-) y tiene por objetivo aumentar la inclusión socio-económica, de pequeños productores y productoras familiares, jóvenes rurales, pueblos originarios y trabajadores/as rurales.

El esquema cubre aspectos estructurales entre ellos el acceso al agua, conectividad o pequeñas obras comunitarias y asiste al productor a con financiamiento para que mejore de esa manera su calidad de vida y la de su familia.

Pisear evalúa los proyectos presentados y, en caso de ser compatibles con los objetivos fundacionales, ingresa a una etapa de preselección. Finalmente, si es seleccionado, pasa a la fase de ejecución en la que además del financiamiento, se suma la asistencia técnica por parte del ministerio, del Inta y del Idraf.